Brindarle al oyente un espacio que contribuya a la conexión con su Ser, mientras disfruta de una experiencia gloriosa, en la cual exista el climax de una palabra edificante, con un concepto cristiano adaptado a los nuevos tiempos. Predicando el evangelio del reino, rompiendo paradigmas, sin alterar la palabra de Dios Padre.